Entre Cobertizos y Conventos

ruta-por-los-cobertizos-y-conventos-toledo

En esta visita te proponemos un agradable paseo por uno de los lugares con más encanto de la ciudad, hablamos de Los Cobertizos, o lo que es lo mismo, pequeños túneles o pasadizos que se encuentran repartidos por toda la ciudad, dándole ese aire tan característico cargado de misterio y fantasía.
Desde la Plaza de Zocodover y su calle del Comercio, la ruta nos adentrará en la calle de la Plata, antiguo lugar de asentamiento de plateros judíos, ubicados aquí, hasta su definitivo traslado a la actual judería.
Al final de la misma, y tras pasar la Plaza de San Vicente, comenzaremos nuestra visita paseando por dos de los más conocidos cobertizos que esconde la ciudad, Santa Clara y Santo Domingo el Real. Una vez cruzado los cerrados y opacos muros de los conventos de clausura, que tantas veces sirvieron de inspiración a poetas como Garcilaso de la Vega o Gustavo Adolfo Bécquer en sus rimas y leyendas, y tras pasar por delante de los muros de la casa que le dio cobijo en la ciudad, entraremos al Convento de monjas de clausura de Santo Domingo el Antiguo. Allí, donde el Greco pintó su primer retablo al llegar a Toledo, se encuentran depositados sus restos, además de disfrutar de la magnífica sillería del coro, y de su valioso Museo de arte religioso.
A la salida, la ruta transcurrirá por el lugar donde estuvo la casa de Garcilaso de la Vega, para llegar a la Plaza del Colegio de Doncellas, desde donde podremos admirar dos cobertizos más, antes de enlazar con una de las antiguas cercas de la Judería toledana, en lo alto, el Paseo de Virgen de Gracia, antiguo barrio Judío de Alaccaba, desde donde podremos admirar una impresionante vista de la zona suroeste, donde el río Tajo, a su paso por el Puente de San Martín, se despide de la Ciudad Imperial. Si dirigimos nuestra mirada hacia abajo, de nuevo nuestros ojos se iluminaran al contemplar la magnificencia del majestuoso Monasterio Franciscano de San Juan de los Reyes, claro ejemplo de arquitectura en pleno proceso de transición entre el gótico y el Renacimiento, lugar concebido en un principio como Mausoleo para albergar los restos de los Reyes Católicos y ubicado en pleno corazón del antiguo barrio judío de Assuica, tras su expulsión definitiva en el año 1492.

Select Language